¿Qué es la hormona Grelina o Ghrelina?

¿Qué es la hormona Grelina o Ghrelina y para que sirve? Mejor conocida como la hormona del hambre, esta es responsable de estimular el apetito,  y es la que te indica cuándo comer. Como es la responsable de provocar hambre, algunos ya la consideran como el villano. La obesidad y la pérdida de peso son temas complicados, así que tal vez sería reconfortante tener una hormona “villana” que estimula el hambre; de este modo pueden centrarse en ella en relación al aumento de peso. Si queremos adelgazar rápido veamos como funciona la hormona Ghrelina y su relación con la hormona del crecimiento GH.

¿Y si por un día pudiéramos crear nuestros propios cuerpos y cambiarlos a nuestro antojo para mejorar nuestra naturaleza física? ¿De qué forma podríamos mejorar nuestros puntos fuertes y abordar lo que vemos como problemas? ¿Cómo podemos cambiar nuestro cuerpo y mente para aliviar el estrés, la ansiedad y los problemas físicos? En relación con el peso, probablemente haríamos más fácil y rápido perder peso y grasa, con el fin de mantener nuestros cuerpos saludables.

Si tuviéramos este poder, quizás consideraríamos simplificar las acciones hormonales que incitan y frenan el hambre para que estas acciones queden bien definidas y comprendamos exactamente cómo perder peso. De hecho, en la vida real, dos hormonas parecen estar directamente relacionadas con esta acción en la alimentación y el peso. La grelina es la hormona del hambre y la leptina es la hormona de inhibir o frenar el apetito. Muchos creen que estas hormonas de “tener o no tener hambre” son algo sencillo; una es buena y la otra es mala.

¿Qué es lo que quiere decir exactamente que la grelina o ghrelina sea la hormona del hambre? La hormona grelina, descubierta en 1999, se libera principalmente desde las células del estómago y viajan hasta el cerebro. Allí interactúa tanto con el hipotálamo (el centro de alimentación fisiológico del cerebro) y los centros de placer del cerebro para estimular el hambre.

 

A lo largo del día, los niveles de grelina naturalmente experimentan cambios dramáticos, aumentando considerablemente antes de una comida y luego cayendo en picada después de comer. La hormona estimula el cerebro, lo que provoca un aumento en el apetito, ralentizando el metabolismo y disminuyendo la capacidad del cuerpo para quemar grasa. Demás, favorece la acumulación de tejido adiposo en la zona abdominal. En experimentos, pacientes que recibieron inyecciones de grelina antes de una comida bufé comieron un 30% más que el grupo de personas a los que no se les dio la hormona.

Como muchas cosas en la vida, que la grelina sea una hormona del hambre, y por lo sea mala, no es tan evidente como parece. Considera, por ejemplo, que los niveles de grelina en la sangre de individuos que padecen obesidad son más bajos que los de personas delgadas. Esta conclusión es contraria a las expectativas de que la obesidad podría deberse a niveles excesivos de esta hormona. También se ha descubierto que individuos que sufren de anorexia tienen altos niveles de grelina en la sangre, en comparación con personas de peso normal y delgadas.

Los resultados sugieren que la grelina está inversamente relacionada con la ingesta de calorías. Otros estudios han demostrado que personas que pierden peso y tratan de mantenerse producen más de esta hormona que antes de adelgazar, como si sus cuerpos estuvieran luchando por recuperar la grasa perdida. Una explicación para estos hallazgos es que el exceso de peso podría aumentar la sensibilidad a la grelina. Por ejemplo, puede haber más receptores en personas afectadas por la obesidad de la hormona, así que no se necesita no tanto de la hormona para estimular el hambre.

Para finalizar, aún no sé conoce qué tan importante es el rol de la grelina en la alimentación diaria y en la pérdida-aumento de peso; se requieren más investigaciones antes de sacar conclusiones contundentes sus efectos. No obstante, si pudiésemos crear nuestros propios cuerpos, tal vez nos gustaría simplificar las acciones de estas hormonas y superar los efectos de la estimulación del apetito de la “hormona del hambre”.

Más allá de este sueño, la realidad es que el cuerpo humano tiene un complejo sistema de hormonas que interactúan en un sinnúmero de maneras. Por lo tanto, es poco probable encontrar una relación single de uno-a-uno entre estas hormonas y el peso, o que la grelina y la leptina probablemente son parte de una cadena de procesos fisiológicos. Nos vendría bien “un villano” al considerar los desafíos de la obesidad. Por otra parte puedes conocer mas a fondo las funciones de la hormona leptina y su funcionamiento que se relaciona con la obesidad y como controlarla para poder adelgazar de manera mas eficaz.

Por Kevin G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.