Jarabe de Arce adelgaza rápido.

En la actualidad y más recientemente, en los últimos meses, esta dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón fue utilizada por la famosa cantante Beyonce Knowles, quien no tuvo problema en declarar que había perdido varios kilos de más, con este plan de dieta. Con esto, la llamada dieta milagrosa y muy rápida, está invadiendo todos los portales de internet como una novedosa y muy apreciada fórmula para perder peso. La pregunta que se formula aquí es si esta fórmula es realmente efectiva y sana para bajar de peso.

Esta es una dieta que puede ser determinada también como un programa de limpieza y purificación del organismo propiamente dicho. Gracias al esta dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón, la cantante Beyonce, consiguió rebajar varios kilos cuando durante dos semanas enteras, pasó sin comer alimentos sólidos, cosa que se recomienda  no practicar en casa porque puede causar debilitamiento y náuseas. La dieta de la artista consistió en tomar agua, jarabe de arce o sirope de savia, arce y palma, pimienta de cayena y jugo de zumo de limón.

¿Cuál es la receta de la dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón?

  • Dos cucharadas de jarabe de arce o sirope de savia, arce y palma, grado B tipo orgánico.
  • 1/10 de cucharadita de pimienta cayena, o más si se puede ingerir.
  • Dos cucharadas de jugo de zumo de limón.
  • Una taza de agua manantial purificada.

Como recomendación especial de la dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón, es conveniente consumir algún tipo de té laxante durante la noche, para alcanzar un buen trabajo de eliminación, porque no se comen alimentos sólidos que requieran ser eliminados.

No resultó tan sorpresivo que la cantante Beyonce manifestara que había perdido 20 libras, 10 kilos de peso, con la implementación de esta dieta para perder peso. Incluso una investigación posteriormente realizada, utilizó esta cita de la artista luego de la dieta que practicó: “Luego de que comía waffles, pollo frito, hamburguesas con queso y todo lo que podía encontrar, esa fue la mejor etapa de movida. He aumentado 12 libras”. Entonces el interrogante que hay que plantearse es si en tan corto espacio de tiempo, la dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón, puede ofrecer tales resultados.

¿Realmente se puede conseguir que en 14 días se adelgace solamente viviendo de agua, jugos, cayena y jarabe de arce o sirope de savia?

La respuesta es sencilla: Sí, lo hace. Si se realiza con justeza la dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón, y no se consume alimento alguno durante ese tiempo, el cuerpo, irremediablemente empezará a perder peso porque el organismo se dedica a consumir los propios tejidos sin grasa y sanos, es decir, huesos, órganos y músculos, porque su deber es buscar y encontrar una fuente energética para poder subsistir. Sin embargo, no se logrará una pérdida de grasas. Porque esto es muy importante, es necesario que se repita: De esta manera, no se perderá grasa, porque no hay una actividad física que lo permita, y con la debilidad que se presenta al realizar esta dieta para perder peso, no es muy aconsejable, ni físicamente es posible, hacer entrenamiento para lograr una quema de grasa adecuada.

¿Por qué no se quema grasa en la dieta del jarabe de arce o sirope de savia y limón?

El organismo humano realiza cualquier tipo de cosa para conservar sus fuentes energéticas ricas, precisamente en los tiempos de hambrunas, ya que este no determina la duración o el final de una sequía de alimentos. Por lo tanto, el cuerpo de los humanos se acondiciona para alcanzar la supervivencia. Si alguna vez se ha preguntado por la fuente energética más importante del cuerpo, la respuesta está en la grasa corporal. Por esta razón, en un tiempo de hambruna o falta total de alimentos sólidos, como durante el tiempo de una dieta de jarabe de arce o sirope de savia y limón, el cuerpo va a inclinarse por retener cada onza de grasa que tenga, para los momentos más duros de la dieta. Entonces, se dedicará a consumir los tejidos donde encuentre energía densa, como los músculos, huesos y órganos. El interrogante que surge es si esto representará una situación saludable en el largo plazo.

 

 

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.