Propiedades de los minerales en el cuerpo. Guía completa.

Beneficios de los minerales para la salud. Cada uno de los minerales esenciales contienen diferentes propiedades para prevenir enfermedades, por lo que no todos pueden ser denominados como más o menos beneficioso que otro. Todos ellos, incluso los oligoelementos, son fundamentales para el buen funcionamiento del cuerpo. En su mayor parte ayudan con el metabolismo, el equilibrio del agua y la salud ósea, pero pueden ser parte en cientos de otras pequeñas formas para mejorar la salud. A continuación se muestra una lista de algunos de estos elementos que se encuentran en el cuerpo, incluyendo sus beneficios asociados.

 

¿Cuáles son los minerales esenciales para que el organismo funcione bien?

Boro: juega un papel esencial en la salud de los huesos, la función cerebral, la lucha contra el envejecimiento, la salud sexual, la prevención del cáncer, el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, y la reducción de dolores musculares.

 

Calcio: también aumenta la salud ósea (previene la osteoporosis), alivia la artritis, mejora la salud dental, alivia el insomnio, la menopausia, el síndrome premenstrual y los calambres. Además, es importante en la prevención y el tratamiento de la obesidad, el cáncer de colon, la acidez, enfermedades del corazón y la presión arterial alta.

 

Cromo: es importante para la absorción de la glucosa en el cuerpo, por lo que es particularmente relevante para aquellos que sufren de diabetes. Aumenta la captación de glucosa a nivel celular, lo que estimula la síntesis de ácidos grasos y colesterol, y aunque esto puede parecer como algo negativo, en realidad en pequeñas niveles esto es esencial para una vida sana y funcional.

 

Hierro: es clave para la formación de la hemoglobina, el metabolismo del cuerpo, la actividad muscular, la prevención de la anemia, las funciones cerebral, la inmunidad, el insomnio, el síndrome de piernas inquietas y la regulación de la temperatura corporal. Su función principal tiene que ver con la formación de hemoglobina, algo que garantiza la circulación de la sangre y la oxigenación de los diversos órganos. Sin hierro se produce anemia, lo que se manifiesta como debilidad muscular, fatiga, trastornos gastrointestinales y un mal funcionamiento cognitivo.

 

Magnesio: este elemento puede tratar la presión arterial alta, ataques al corazón, el alcoholismo, la salud de los huesos, los calambres, la diabetes, la menopausia, el embarazo y el asma. También es muy importante para reducir la ansiedad y el insomnio, ya que su rol en la liberación de hormonas enzimáticas calman e inducen el sueño.

 

Yodo: suele pasarse por alto, pero puede aliviar el bocio, ayuda a tratar las mamas fibroquísticas, enfermedades de la piel y cáncer, además de contribuir al cuidado del cabello, dar protección en el embarazo y mejorar el metabolismo del cuerpo.

 

Yoduro: es una forma secundaria de yodo, pero muy importante en términos de la función corporal. También está involucrado en la función general de la tiroides, y sin ella se produce la enfermedad del bocio. Además es vital para la producción de tiroxina (T4), sin la cual se puede experimentar una baja en la tasa metabólica y aumentos en los niveles de colesterol.

 

Fósforo: es esencial para la reducir la debilidad muscular, mejorar la salud de los huesos, aumentar la función cerebral, corregir la debilidad sexual, ayudar en el cuidado dental y optimizar el metabolismo del cuerpo.

 

Manganeso: juega un papel importante en la gestión del metabolismo, en la prevención de la osteoporosis, reducción de la fatiga, la reproducción, los esguinces, inflamaciones, la función cerebral y la epilepsia.

 

Cobre: ​​ mejora la función del cerebro, alivia la artritis, ayuda en el cuidado de la piel, elimina las infecciones de la garganta, corrige la deficiencia de hemoglobina, previene enfermedades del corazón y aumenta la inmunidad. Se asocia comúnmente con la absorción de hierro y la contribución para un sistema circulatorio sano.

 

Potasio: puede corregir los niveles bajos de azúcar en la sangre, regular la presión arterial, prevenir las enfermedades cardiacas, aumentar el flujo de agua en el cuerpo, aliviar trastornos musculares y calambres, aumentar la función cerebral, controlar la diabetes, corregir trastornos renales y controlar la artritis. Es un vasodilatador y reduce la tensión en los vasos sanguíneos, lo que asegura una correcta distribución de oxígeno a los órganos vitales, además que protege contra enfermedades al corazón. También se ha demostrado que aumenta la función cerebral.

 

Selenio: puede ser un mineral poco común, pero su función es significativa. Es uno de los más potentes antioxidantes minerales, y previene la formación de nuevos radicales libres mediante al participar en varias reacciones celulares que disminuyen la concentración de peróxido en el cuerpo celular. Evitar la formación de radicales libres es sólo una de sus funciones. También es esencial para el crecimiento de huesos, junto con su contribución en la absorción de calcio, cobre y zinc.

 

Silicio: tiene un papel importante en la salud ósea, el cuidado de la piel, del cabello y las uñas; los trastornos del sueño, la aterosclerosis, el desarrollo de tejidos, cuidado dental y la tuberculosis.

 

Sodio: es clave para el equilibrio del agua en el cuerpo, la prevención de la insolación; en mejorar de la función cerebral, aliviar los calambres musculares y prevenir el envejecimiento prematuro.

 

Zinc: este último mineral en la lista es muy eficaz para el cuidado de la piel, los eccemas, el acné, la curación de las heridas, trastornos de la próstata, el frío, pérdida de peso, el embarazo, la reproducción, el cuidado del cabello, la pérdida de apetito, el cuidado de los ojos y la ceguera nocturna. Es un componente esencial para más de 10 funciones enzimáticas importantes en el organismo, y sin él disminuyen rápidamente las funciones generales y conlleva a una serie de problemas de salud, incluyendo la incapacidad para curar heridas, almacenar insulina, luchar contra enfermedades, desarrollar patrones de crecimiento apropiados, además de defenderse contra varias infecciones cutáneas.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.